2021/01/09

Racializado


(Las fotos son de St Étienne de Baigorry, abril 2009)

Es sabido que la racialización es otro de esos términos postmodernos, como todos paradójicamente fruto de la colonización anglicista que sufre el planeta desde hace algo más de medio siglo. Se refiere al hecho de sentirse igual de negro, moro, gitano o pakistaní, es decir de pertenecer a una etnia o raza (para quien crea en las diferencias biológicas), pero a la vez consciente de que eso te supone desventajas en algunas sociedades, más en particular en las occidentales. Osea, con conciencia de raza (y no de etnia, de raza sin tonterías). Cuando uno (si es una parece, dicen, que la sanción se multiplica) expresa y se define racializada, está diciendo a los demás que mucho ojico, que tengan cuidado, porque es consciente de que van a tratarla de forma desigual y no lo va a permitir. Como si los discriminados por razón de raza o etnia no fuesen conscientes en otros tiempos, antes de la aparición del concepto.

El caso es que la racialización es funcional, pues a menudo permite obtener posiciones (concejal, diputado, contratos, aprobados, plazas en la Universidad, etc) que de otro modo, en un normal concurso, quizás (digo quizás) no se habrían obtenido. Por eso, por mucho que algunos clamen contra la postmodernidad y todas sus expresiones, pervivirán conceptos/herramientas como este. Porque (haciendo, como hay que hacer para entender el mundo, un análisis materialista-cultural) tiene consecuencias positivas para quienes desarrollan esta práctica cultural, por extraña que parezca.

Además, hay racialización (como ocurre con la movilidad social) en dos direcciones, hacia arriba y hacia abajo. La evidencia es que hay razas, etnias, grupos sociales de todo tipo, mejor valorados que otros por los actores sociales. Somos conscientes de ello a diario, cuando se distinguen profesiones (la elevada consideración social del conjunto de rol/status de médico es el ejemplo más habitual), pero es no menos evidente cuando se evalúa, a cualquier efecto, a personas de distinto origen geográfico (a veces basta con procedencia, otras con la mera simbología, como es un apellido). Por ejemplo, los catalanes serán a priori y en general mejor considerados que los andaluces para determinados cometidos, y además con independencia de la orientación ideológica del "evaluador". Si es conservador, lo hará porque en el imaginario colectivo que ha conformado su personalidad el catalán es considerado como más aplicado, emprendedor, ahorrador, etc. Si es progresista, porque al catalán se le supone un plus de modernidad, de cosmopolitismo, aunque paradójicamente uno de los componentes del imaginario que alimenta esa visión sea el localismo nacionalista, antítesis del cosmopolitismo.

Pues eso nos pasa a quienes tenemos apellidos vascos (cuantos más, como es mi caso, mejor; así a bote pronto Baigorri, Agoiz, Larralde y Yoldi entre los más cercanos). Y si le sumas un nombre tan raro, que en realidad no tiene nada de vasco (lo llevo por mi padre, al que a su vez se lo puso mi abuelo porque era un lector compulsivo del volteriano, picante, decadente y lerrouxista, Artemio Precioso) pero a los fetichistas se lo parece, el efecto es doble. Pero yo procedo de un pueblo aragonés, pero fronterizo con Navarra, de una zona que antes de la romanización compartían como iberos que todos eran muchos elementos identitarios con tribus que, al quedar más aisladas de la romanización, conservaron identidad propia, los vascones aquéllos. Es decir, que en el origen pues era muy parecido el personal del Pirineo, del Cantábrico y de la Ribera del Ebro; se las arreglaban como podían de igual modo, adoraban a parecidas tonterías, y celebraban rituales muy parecidos disfrazados con cuernos, pieles de carnero y bailando como si luchasen, pero sólo amagando (por La Ribera somos muy de amagar).

En mi pueblo puede que la mitad de los apellidos sean vascos. Vasco-franceses la mayoría (es decir navarros de la antigua Baja Navarra). Pero hace cuatro o cinco siglos apenas había. Algunos quizás llegaron con Alfonso el Batallador, cuando conquistó la Ribera del Ebro, aunque quedaron más en el lado navarro de la muga, como imaginé mágicamente, con escasos datos, cuando escribí la historia de un pueblo vecino, Ribaforada (como no era historiador, me atreví a hacerlo en un par de meses). Pero la mayoría debieron llegar entre los siglos XV al XVIII, seguro que huyendo por razones diversas. Quizás primeramente de la fractura política que se creo en el Reino de Navarra, cuando los líos entre agramonteses y beamonteses (en el castillo de mi pueblo estuvo preso el Príncipe de Viana); quizás más tarde por causa de las persecuciones y guerras religiosas, huyendo de los hugonotes; quizás más tarde aún, huyendo simplemente de alguna de las hambrunas en la montaña. El caso es que se instalaron como agricultores (normalmente administradores de terratenientes absentistas de la baja nobleza navarra y aragonesa) y ganaderos, y ahí siguen, escasamente mezclados (casualmente o no) con los apellidos de origen godo, castellano, aragonés, judío o morisco (de los que también tengo algunos menos, como Cabrejas y Gotor).  


En ocasiones todo esto me lo he tomado un poco a cachondeo, porque ante los delirios racistas de algunos impresentables es lo que toca. Pero a veces esos apellidos vascos también han sido un problema. Pequeñas molestias. Por ejemplo, enseñar mi carnet de conducir, en algún control, en aquéllos tiempos, suponía a menudo un pequeño retraso, abrir el maletero que a los coches previos no habían obligado a abrir, por ejemplo. O ser observado/analizado/vigilado por Servicios de Información (tan torpes los vigilantes que uno se lo dijo a mi padre en mi pueblo sin saber que era mi padre; y otro, ya en Badajoz, tan tarde como en los 80', a un vecino que era amigo mío). Pero la mayor parte de las ocasiones han sido beneficiosos. Así como suena, beneficiosos. 

Si tienes apellidos vascos tienes a priori un plus de valoración positiva (salvo que se trate de un troglodita irredento), eso es racialización ascendente. Quieras que no, la mera posesión de esos apellidos ubica automáticamente tu origen en el País Vasco, a cuyos habitantes se les atribuyen en España una serie de cualidades. Pero sobre todo, especialmente después del fin de ETA, no caen mal a casi nadie (aunque en realidad aragoneses y navarros andan parejos). 


Pues el caso es que a partir de ahí, en base a esos apellidos la gente se empeña en hacerte vasco aunque no lo seas (algunos jesuitas de Tudela se pasaron tres años de mi infancia y primera adolescencia empeñados en que me sintiera vasco, incluso convenciéndome de que estudiase euskera, del que lógicamente no me queda nada). Tanto es así que, aunque yo esté localizable on line, con mi bio abierta, desde que existe Internet, sin embargo una de las primeras iniciativas culturales vascas en la red, la Auñamendi Eusko Entziklopledia, se empeñó en hacerme vasco, "vasco de La Ribera", decía en su primera acepción. Yo les escribí agradeciéndoles el honor pero indicándoles que era ciudadano del mundo, vale, pero aragonés de origen, aunque me había movido mucho, por estudios, trabajos y movilizaciones, en Navarra (porque por supuesto, en una Enciclopedia Vasca, Navarra es del País Vasco), y modificaron la redacción a algo así como "sociólogo vasco originario de Mallén (Zaragoza)", si no recuerdo mal (lógicamente no queda rastro). Volví a escribirles, y por fin conseguí que me borrasen. Pero como ya me aburre tener que explicar que no, que soy de un pueblo que..., pues ya paso cuando alguno insiste (porque hay quién insiste), aunque a veces me pique un poco (poco).

Bueno, pues por eso me resulta de lo más gracioso descubrir hoy esta descripción biobibliográfica que me hace Manolo Pecellín, sin duda el más insigne erudito extremeño: "zaragozano con sólidas raíces vascas". Y mira la de veces que me habrá oído hablar con ese habla de ribero que durante años casi cultivé, como otros cultivan una lengua, y que aunque se va borrando, aún está ahí... 



Sólidas raíces, puede ser, pero de especies en extinción 











2021/01/03

El Teletrabajo y la evolución supraorgánica

En los últimos meses se han multiplicado las investigaciones (la verdad es que la mayoría precipitadas, basadas en encuestas sencillas y no siempre representativas estadísticamente) que evidencian la fácil adaptación al teletrabajo que se ha producido en muchos sectores, y en todas la sociedades por igual (dentro de las desigualdades entre sociedades y sectores que impone la fractura digital).
Sin embargo, la posibilidad del teletrabajo estaba ahí desde principios del siglo XXI, de Internet se convirtió en un nuevo ecosistema de vida, anunciando el salto evolutivo hacia la Sociedad Telemática. Los intentos por generalizar el teletrabajo en numerosos sectores administrativos, públicos y privados, han tenido un éxito relativo, escaso es realidad, allí en donde los trabajadores podían elegir. 
¿Estamos ante una expresión clara de la evolución supraorgánica, como denominó Herbert Spencer a la de naturaleza cultural? Creo que claramente sí. La evolución supraorgánica es lamarcquiana en su origen (es una adaptación "necesaria", buscada, teleológica) pero es darwiniana en sus muchos de sus logros (la serendipia, el azar, marca muchos de sus descubrimientos útiles) y sobre todo en su desarrollo: sólo en determinados ecosistemas, o situaciones, en suma en determinado entorno, tienen éxito las mutaciones culturales. 
En el caso del teletrabajo es evidente que crisis del Covid ha generado esa situación ambiental, ecosistémica, que ha posibilitado el éxito adaptativo e está nueva forma organizativa. Y ahora es cuando, evidenciado dicho éxito, podrá extenderse, difundirse de forma fractal, en todo el cuerpo social. 

2020/11/20

¿Amazon en Badajoz? (más de 240)

 Resumo aquí las notas que he tomado en Twitter sobre la noticia del día

¿Por fin llega, de verdad, algo? ¿Alguien se cree de una vez lo del triángulo, y lo del paralepípedo? Nos han enseñado a ser escépticos, a base de fuegos de artificio, pero si fuese real, sería lo más impactante desde el Plan Badajoz.



Algunos otros gráficos de mi tesis doctoral (basada a su vez en la parte empírica en el primer Plan Estratégico de una ciudad que se realizó en la región, aunque no se completó por el cambio de ciclo político en 1995) que ayudan a entender la posición y papel potencial de Badajoz








¿Dónde está todo eso?: Aquí, pero efectivamente ya no está disponible. Supongo que la Editora Regional (nunca he tenido noticia de la editorial desde que se publicó) no reedita. Pero se puede leer aquí.

Lo que sigue:

...y finalmente un pequeño hilo para aclarar un poco, porque hay bastante confusión detrás de algunas posiciones un poco precipitadas.


1/n Un pequeño hilo para ubicar un poco este debate, que se ha abierto un poco sobre el aire, porque a saber... 
En primer lugar, para entender qué es un Centro Logístico de Amazon (NO es una tienda), y dónde están ubicados:
12:51 p. m. · 20 nov. 2020·Twitter Web App

2/n En EEUU las ciudades se dan de tortas por tener uno. Y tienen sus razones. En España se han implantado ya media docena, y basta comparar la evolución reciente de la población de Illescas (donde desde 2017 hay uno) con la de Badajoz, que está estancada-a-la-baja.



3/n Dicho entre paréntesis, Marx estaría encantado con la noticia, y le daría en las narices con el periódico al pequeño burgués Proudhon. Yo lo habría discutido a fondo con Marx, porque como a Proudhon me gusta lo pequeño, pero las leyes de la evolución son las que son.

y 4/ En realidad, de lo que hay que preocuparse es, en primer lugar, de que sea cierto y no otra bomba de humo. Y en segundo lugar, en controlar los "efectos secundarios". Que no son pocos:
The True Amazon Effect On the Winning City









2020/11/14

Arqueologías informáticas

 PC 

(fotografías ajenas, de por ahí)

1. Spectravideo 728 MSX2 (me escribí un libro con él, conectado a una máquina de escribir)


2. Sinclair QL (muy avanzado pero poco funcional)


3. Amstrad PCW 8512 (el primero propiamente dicho; poco se ha aclamado el papel de Amstrad en la informatización de Europa)


4. Amstrad PC 1512, mi primer "compatible". El GEM OS que traía junto al MSDOS era mucho más atractivo que el Windows 1.0 que andaba por ahí, o incluso que el de Apple, pero no cuajó, no se podía hacer nada con él)



PORTÁTIL

1. Amstrad PPC640 (mucho bulto y pocas nueces, pero fue útil un par de años, cuando aún pasábamos los veranos en el pueblo de Zaragoza)



2. Amstrad Alt286 SX (qué gozada)


3. Toshiba Sattelite (de segunda mano, el primero realmente portátil, y creo que aún se encendería)


4. IBM Thinkpad (hacia 2001, y desde entonces poco ha cambiado ya la cosa formalmente)



TABLET

1. Toshiba E310 (hacia 2003, una gozada, ya con su puntero para escribir con reconocimiento de texto, con su Office completo)


2. Toshiba Folio 100 (mi primera con Android, y con poco aprovechamiento)


3. Asus EEPC T-101MT (mi primer tablet pc windows, hacia 2009)




2020/10/31

Primero vinieron...

Primero rebanaron el cuello a los invasores. 
Pero nosotros estábamos contra aquellas guerras.
Luego ametrallaron a los blasfemos. 
Pero nosotros practicábamos la corrección.
Después acuchillaron a judíos y cristianos. 
Pero nosotros éramos agnósticos.
Entonces llegó la Sumisión



2020/10/14

Vegaviana, el mito (más de 240)

Creo haber estado en todos los poblados de colonización de Extremadura. En al menos media docena de ellos he trabajado además en su planeamiento urbanístico (el de sus municipios matrices), y dirigí el primera planeamiento urbanístico propio de uno de los primeros poblados emancipados (Valdelacalzada). Además he trabajado en el planemiento urbanístico de poblados en Andalucía (en el Puerto de Santa María) y en Aragón (en Tauste y Ejea de los Caballeros). Alguna traza quedará de mis aportaciones (en alguno he visto al pasar por la carretera que aún se conservan como buena práctica las dos filas de arbolado rodeando cualquier actuación en no urbanizable). Creo que los conozco, tanto su idiosincrasia (en su diversidad) como sus fundamentos urbanísticos y territoriales. Y la verdad, siempre me ha sorprendido un poco la exagerada adoración por Vegaviana. De hecho buscas Fernández del Amo y todas las imágenes que aparecen en el encabezado de la búsqueda son de Vegaviana (que desde 2009 también está "emancipado" como municipio "mayor de edad").



Pero lo interesante, desde mi perspectiva, es que las imágenes que aparecen tienen como objeto, siempre, las edificaciones, como expresión de modernidad. En realidad son casi grupos escultóricos, como sus iglesias. Ninguna de las imágenes, curiosamente, recoge lo que en realidad, me adelanto al hilo, es significativo en Vegaviana, el auténtico logro creativo, por novedoso, realmente novedoso: su integración en una dehesa, que queda además como recuerdo de lo que fue ese territorio transformado, renacido por el regadío. En todos los poblados se preveía un suelo para su expansión, en muchos casos escaso (aún recuerdo aquella frase que un colono extremeño nos dijo en 1977: "Creían que estábamos capados") aunque en otros casos buena parte aún sigue sin ocuparse. Se plantaban de pinos, entretanto. Pues en Vegaviana no fue necesario poner pinos, lo que hicieron (la gran ocurrencia urbanística no sé si sería de Fernández del Amo o de su colaborador Genaro Alas, aunque por la espiritualidad que implica le pega más al primero, adicto a la construcción de iglesias). 

Un arquitecto de origen extremeño, titula como "Entre Moscú y sao Paulo" su trabajo sobre Vegaviana. Yo diría que entre Moscú y Sao Paulo está el fascismo español, con sus particularidades espirituales y socializantes que faltaban a los otros fascismos europeos. Y es lo que Vegaviana expresa, un producto más de aquella díada de reconstrucción rural que fueron Regiones Devastadas y el INC.

Bueno, que me alargo y sólo quería pegar el hilo de Twitter porque no se me pierda. Pues que mi mujer no conocía Vegaviana y quería conocerlo, y nos hicimos una pequeña excursión de fin de semana a algunos puntos del Norte de Extremadura, incluyendo el poblado del INC. Y estas fueron las impresiones.


7:09 p. m. · 11 oct. 2020 de Vegaviana,

Pues que no pensaba, pero al final me ha quedado un hilo muy tomwolfesco sobre #Vegaviana


6:36 p. m. · 11 oct. 2020

Vegaviana, el mito

A ver, que no le voy a faltar yo al respeto a una obra de Fernández del Amo. Pero hay poblados que me gustan más que éste.

El gran logro de este proyecto no es arquitectónico sino paisajistico: la integración de la dehesa en el casco urbano que no sé yo...







6:41 p. m. · 11 oct. 2020
...qué gracia les haría a los colonos, medio año de barrizal delante de casa. Poco a poco le dieron uso : de tendedero y de sombra para los coches.




6:47 p. m. · 11 oct. 2020
Pero al César lo que es del César..., aunque los usuarios hayan tenido que hacer correcciones




6:51 p. m. · 11 oct. 2020
A los moradores, lo que les compete, adaptando a sus necesidades, convirtiendo los parterres imitadores del suburbio americano en huertos, olivares, tendederos y terracitas






6:59 p. m. · 11 oct. 2020

Sí que es difícil encontrar una iglesia de este nivel en otros poblados. Tan... falangista. Dos monjes-soldado guardando la puerta del cielo.




7:01 p. m. · 11 oct. 2020

[Por supuesto, también en Vegaviana se evidencia] la marcada diferencia de la casa del médico y los maestros, con el toque sofisticado y urbano: la pérgola.


7:04 p. m. · 11 oct. 2020

- ¿Y la colona? -dice mi mujer que estuvo ayer sábado dando una clase sobre masculinidad hegemónica a policías municipales y cualquiera dice nada


7:08 p. m. · 11 oct. 2020

Y luego tenían que llegar a cagarla, claro. Una cosa es que no sea monumento, para no jorobar a los usuarios, y otra que cuando haya un proyecto de vivienda de promoción pública no se tenga la mínima sensibilidad sobre dónde van a colocar esos bodrios.


8:28 p. m. · 11 oct. 2020

Ya lejos, se puede decir que intentamos mangar unos kakis (los parterres están llenos de frutales)..., pero no estaban maduros.








 





































Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...