20140416

Debates sobre las clases medias


Lo descubro publicado por casualidad. A continuación, las preguntas que en enero me planteaba el periodista, y mis respuestas que le envié

- Según varios indicadores e informes, la brecha salarial y la desigualdad no deja de aumentar en España. ¿Qué consecuencias tiene el adelgazamiento de la clase media para la sociedad?

El adelgazamiento de la clase media no existe como tal. La clase media es hoy, para la mayor parte de los analistas, un mero concepto estadístico, cuestión de quintiles. Y no está claro si podemos hablar de adelgazamiento o ensanchamiento, como simplemente -ahora- de empobrecimiento. En el marco de las crisis económicas, las clases medias sufren, como las clases trabajadoras e incluso una parte de las clases altas, un empobrecimiento general (no total; puede haber segmentos de las clases medias que mejoren su posición económica y/o su estatus en el marco de las crisis). Pero que un ingeniero nuclear pierda su empleo no significa que pase a formar parte de otra clase social; simplemente pasa a percibir menos ingresos. El profesorado universitario ha perdido en los últimos 15 años, en términos reales, aproximadamente un 30% de su capacidad de gasto; la mayoría ganan menos que la mayoría de los trabajadores manuales; la capacidad de influencia de esa mayoría es prácticamente nula, pues son las élites del mandarinato académico quienes toman todas las decisiones; sus expectativas de logro y progreso están totalmente estancadas. ¿Quiere eso decir que se sienten formar parte ahora de las clases bajas? No lo creo.

- ¿Por qué se dice habitualmente que la clase media es el factor social de estabilidad económica y social?

Esa es una construcción ideológica, una idea efectivamente, pero no una realidad empírica demostrable. En realidad las clases medias no son un factor de estabilidad, sino de inestabilidad. A veri si me explico: las clases medias no hacen de colchón o barrera frente a un supuesto proletariado desesperado. Son las propias clases medias las que encienden las chispas de las revoluciones y las algaradas, sea cuando se sienten atacadas en sus privilegios, sea cuando sienten que son empobrecidas a costa de los privilegios de otros grupos sociales. Reaccionan de igual manera frente al abuso de las clases altas, alimentando revoluciones populares: desde 1789 los líderes de todas las revoluciones, incluida la rusa, la china, la cubana o incluso la venezolana han surgido de las clases medias empobrecidas o cabreadas con las clases dominantes a las que sirven. Lenin, Stalin, Mao, Castro, Jomeini o Chaves, son fruto de las esas clases medias cabreadas. Pero también reaccionan del mismo modo frente a lo que consideran abusos de las clases bajas, o simplemente frente a lo que consideran una desconsideración del organismo social para con ellas: Hitler, Mussolini, los falangistas o Le Pen comparten todos ellos la misma extracción social. Pero mientras los primeros se sienten abusados por la gran burguesía y/o la aristocracia, los segundos se sienten abusados también, y además asustados, por los obreros, los menesterosos, los inmigrantes, que pueden quitarles el pan cada vez más escaso que les dejan las clases altas, Por eso debe preocupar a muchos ese empobrecimiento de las clases medias. Porque cuando se empobrecen generan revoluciones, que conducen ineludiblemente a totalitarismos.

Hay, por otra parte, razones científicas que respaldan esa creencia en la clase media como factor de estabilidad. La Sociología Formal ha puesto de manifiesto, al estudiar las partículas societarias elementales, cómo las tríadas permiten una dinámica social más estable que las díadas, por cuanto el juego de alianzas puede tener una geometría variable.

- Se habla mucho de clase media, pero en realidad, ¿quién pertenece a esa clase media? ¿Qué factores intervienen en esa clasificación? ¿sólo económicos?

La pregunta es en cierto modo redundante, pero una buena pregunta en cualquier caso, porque especialmente a los mediapredicadores se les llena la boca con la clase media, a menudo sin saber de qué hablan. La clase media es para unos (la inmensa mayoría de los economistas, que sólo consideran o bien ingresos familiaresa, o bien capacidad de gasto) un mero dato estadístico (quienes andan situados un 50% por encima y por debajo de la mediana de los ingresos familiares en un país, por ejemplo); para otros (los sociólogos de obediencia marxista) un residuo de las clases altas, de la pequeña burguesía, en permanente proceso de proletarización (pero en dos siglos no sólo no se ha proletarizado, sino que por el contrario ha surgido una aristocracia proletaria que es uno de los componentes esenciales de las clases medias); para unos terceros (los sociólogos que basan su pensamiento exlusivamente en la teoría de Max Weber) es el resultado de la articulación de tres factores (clase, status y poder), una especie de prolongación histórica del Tercer Estado de las sociedades precapitalistas. Son esos postulados teóricos weberianos los que alimentan la la idea de la clase media como colchón amortiguador entre el proletariado y las clases altas.

- ¿Qué está 'matando' (por decirlo de alguna forma) a la clase media en España?

Yo no creo que la clase media ni española, ni global, esté ahora mismo en trance de muerte. Al contrario, asistimos al crecimiento de las clases medias en muchos países en vías de desarrollo, incluso a la recuperación en otros como Cuba, China, Rusia, en general los antiguos países comunistas. Las clases medias (insisto en el plural sociológico, frente al singular estadístico-económico) están siendo afectadas, como el conjunto de la sociedad, por los cambios en la estructura productiva derivados del desarrollo de la Sociedad Telemática, marcada por la telematización, la virtualización y la globalización. Más allá de los efectos concretos que la crisis financiera primero, y la crisis del ladrillo después, han tenido en todos los niveles del sistema de estratificación social en España (también tenemos millonarios arruinados, y por supuesto millones de trabajadores de clase baja desempleados), es evidente que algunos de los colectivos que conforman las clases medias están perdiendo estatus a marchas forzadas. Los escribientes, empleados, “secretarios”, formaron parte de la élite subalterna de la alta burguesía y la aristocracia en el siglo XIX; pero en el siglo XX pasaron a formar parte del proletariado de cuello blanco. Hoy todos ellos, y aún muchos de los técnicos que en el Fordismo obtuvieron elevadas posiciones de estatus, forman parte del proletariado informacional perfectamente sustituible por máquinas para muchas de sus tareas. Pero surgen otras profesiones, otros grupos sociales vinculados al proceso productivo, que van alcanzando posiciones de poder en la sociedad, mayor reconocimiento, y progresivamente también mayores ingresos. Las clases medias están en recomposición permanente, pero cuando se producen grandes cambios del modelo productivo son mucho más visibles, como ahora ocurre. Por supuesto que hay estratos que mantienen su importancia en la estructura (por ejemplo, los médicos, u otros técnicos como los controladores aéreos, y de ahí su capacidad para bloquear determinadas decisiones políticas que les afectan). De la misma manera que hay “cuerpos” de la Administración que mantienen su poder social, económico y político (como los jueces y casi todos los cuerpos vinculados a esa función).

- ¿Crees que cuando la economía se recupere volverá a crecer la clase media o hay más problemas de fondo?

Algunos de los componentes de las clases medias que han perdido significación (económica, social, cultural, política) probablemente no lo recuperarán nunca, porque su función o bien ha perdido sentido (buena parte del pequeño comercio físico, por ejemplo) o se solapa con otras (los maestros, por ejemplo). Pero otros tienden a la expansión (aunque la crisis económica no nos ayude a verlo, y en particular los periodistas puedan sentirlo ahora como una broma), como son todos los subsectores vinculados a la función comunicacional, a la intermediación, a la gestión del yo. Incluso en sectores vinculados a las producciones materiales más tradicionales la organización de la producción precisa cada vez más, paradójicamente, de la convivencia entre grandes estructuras productivas (grandes factorias, grandes empresas multinacionales) y pequeñas organizaciones e incluso productores individuales, y ahí está uno de sustratos básicos de las clases medias.

[Cómo citar: Baigorri, Artemio (2014), "Debates sobre las clases medias", URL: http://baigorri.blogspot.com.es/2014/04/debates-sobre-las-clases-medias.html ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...