20120526

Comunitarismo de pérdidas

Me amarga el desayuno un listillo, uno de tantos genios de les finanzas.... con dinero fácil, o con dinero ajeno, tarde o temprano público, osea mío. Es decir, cuya eficiente gestión nos termina costando a los demás mucho dinero. Supongo que abundarán las firmas y manifestaciones políticas que pedirán el encausamiento penal de Rato, y todos los demás gestores que han terminado metiéndonos la mano en el bolsillo público para financiar sus chorreos, vale. Y yo mismo he proclamado en la tertulia lo obvio: que si hay que poner dinero en Bankia, hay que construir con eso una banca pública que lo sea (aunque también sé que indefectiblemente luego alguien se la terminará regalando, una vez saneada, al amiguete del Colegio del Pilar de turno), vale.

Pero en realidad a mi lo que me molesta, en el desayuno, lo que me molesta de verdad, es que ese tipo encima me tutee, como si fuera su amigo, su hermano, su primo, su colegui del alma.... ¿Cómo puede estar diciendo continuamente a los periodistas, "quiero compartir con vosotros"?, como sí estuviese echándose al coleto unas necoras en el yate con los compinches de la burbuja, de las burbujas. ¿Para eso sirve el coaching cuando la burbuja se desinfla?. Pues sí que... Imagino, porque no nos muestran el final del esperpento del señor que convoca al mundo para decirle que nos va a tomar prestados (porque nosotros a los bancos les pedimos prestado, pero ellos nos toman, por las bravas, prestado) 19.000 millones, queramos los ciudadanos o no, que algún periodista le habrá preguntado por qué demonios les tutea con ese desparpajo, e insiste en compartir...


Aunque eso me lleva a una reflexión de tipo cultural. Para quienes les gusta hurgar en las construcciones culturales, y sobre todo subculturales. Es curioso que, cuando los tecnócratas aterrizaron en España, unas décadas más tarde que en el resto del capitalismo industrial, y de la mano de esa ética protestante tardía y con imágenes (aunque abstractas, para que se parezcan lo menos posible a la imaginería pietista) que es el Opus, acabaron con el tuteo camarada de los populismos, tanto con el falangista como a la larga con el comunista y socialista, que todo lo penetraron. Llegó el "de usté y de lejos" como signo de distanciamiento del objeto, de burocracia maquinal perfecta asentada en la supuesta meritocracia (hoy sabemos que todo sistema meritocrático está, en su propia naturaleza, trucado, pero entonces no se sabía). Bien... Cómo eso ha dado en el comunitarismo, es un asunto muy interesante para los estudiosos de la cultura. Yo pienso que todo movimiento o producto cultural elitista termina en diversas formas de populismo, desde los Jesuitas al Partido Comunista, del automóvil al vuelo trasatlántico. Pero sí...; del mismo modo que hace mucho tiempo dejé dicho que el Opus Dei es, simplemente, la reforma protestante que le faltaba a la tardía revolución industrial en la Europa meridional y en Iberoamérica, otros procesos responden a leyes sociológicas: ese movimiento de orientación elitista termina, curiosamente, sucediendo a los jesuitas en la defensa de la comunidad, la integración interclasista, los derechos sociales... Spencer lo explicaría mejor (es que estoy con él ahora, he descubierto un texto suyo que me tiene atrapado), por supuesto. Yo sólo sugiero fractalmente...
Fractalmente, sí. Porque en realidad a lo que este comentario iba era a poner de manifiesto que este señor, de quién no sé a qué peña pertenece, pero tiene toda la pinta, no sé a fin de qué ha de hacerse comunitarista cuando hay pérdidas. Comparta con nosotros, háganos coleguis, de sus riquezas, no de sus miserias... Serán jetas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...