20120527

Pero ¿dónde coño está la verdura?

Vale lo de dignificar a los cocinillas, que siempre se nos ha mirado un poco así a quienes disfrutamos del guisoteo (con los riesgos que supone, porque es difícil disfrutar de la cocina sin abusar de lo cocinado). Pero aquí nos pasamos en todo, convirtiendo (otro de los productos de la postmodernidad) a los cocineros poco menos que en filósofos.
Aún eso sería soportable. Si ya asumimos que haya más espacio dedicado al deporte que a la cultura en los telediarios, ¿qué importa si entre el deporte, la moda y la cocina ocupan aproximadamente dos tercios de muchos informativos?.

Lo que ya es menos soportable es que la pugna postmoderna en torno a la cocina esté terminando con la comida propiamente dicha. Andaba yo el otro día de visita en Tudela, donde de siempre no sólo se han criado, sino que se han comido unas verduras de la hostia, y con eso de que se celebraba la fiesta de exaltación de la verdura, el consabido concurso de tapas, o pinchos, que todo casco viejo bien marketinizado que se precie hace un par de veces al año con una u otra excusa, me empujó a abandonar por un día la norma que he terminado adquiriendo: salvo compromisos, me niego a ir a otro tipo de restaurantes que los asiáticos (japoneses excluidos), salvo que haya un vegetariano a mano. Sólo en ellos puedes saber, al contrario de lo que dicen los mitos estigmatizadores, qué comes realmente, y puedes organizarte los productos a tu gusto (también hay razones económicas, por supuesto). Gaviria se empeñó en que cenásemos de pinchos. Algo que hacía muchos años que no practico, aunque de joven me encantaba. Bien. La cosa es que supuestamente estábamos comiendo pinchos de verduras ganadores en el consabido concurso..., pero todos me sabían a lo mismo: rebozina, huevo, bacon, fritos y refritos... Sí... aquí se adivinaba un trozo de calabacín, allá una seta, acullá asomaba una yema de espárrago... Pero llamar a eso pinchos de verdura es casi una ofensa. Hemos conseguido difuminarlo todo, la fuzzy logic no sólo afecta al pensamiento, al conocimiento, sino a la realidad en la que nos movemos. Comer lo que no se come, beber lo que no se bebe...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...