20070622

Ya están aquí,

y no es una peli, ni un truco, ni un juguete, ni un brazo articulado monta-coches, ni un ordenador con forma de secretaria sexy: son los robots obreros, tal y como los imaginó Karel Capek en 1921 y han seguido siendo imaginados desde hace ya casi un siglo. Sí, por supuesto que todo ese sueño es mucho más antiguo. Pero Capek puso la primera piedra del imaginario contemporáneo, y sobre todo les dió un nombre, el definitivo.


¿Alguien tiene miedo? Yo, no...


(Si no lo encuentras -a Capek, claro-, aquí te lo prestan)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...