20070209

Cuando ruge la marabunta...

...se busca a quienes creen que pueden ofrecer alguna explicación razonable: a los sociólogos que, ayudan racionalizar los desafíos a los que se enfrenta la sociedad. El lunes 12, a las 9 de la mañana, supongo que diré tres o cuatro frases ocurrentes en el programa de Luis del Olmo (supongo que se sigue llamando Protagonistas, pero a lo que ya no alcanzo es a saber en qué emisora está hora). El tema lo pueden imaginar: hablar del ruido como hecho/producto/problema social, supongo que a raíz dela suspensión judicial de los componentes más ruidosos carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Hay quien, siempre con la mirada ladeada del envidioso reprimido, me hace en ocasiones comentarios sobre la quizás exagerada condescendencia mediática que algunos tenemos. En realidad intentan, de esa forma circunspecta, llamarnos, a quienes atendemos a los medios cuando nos demanda, exhibicionistas; y alegan que la Ciencia (¡uf! ¡cómo se les llena la boca a algunos con esa palabra, normalmente a quienes menos p`roducen!) ha de ser un sacerdocio que se ejerza encerrado en el convento académico.

-Sí, -hay que responderles- ¿para que nadie pueda ver si haces algo de provecho, o simplemente te dedicas a dilapidar fondos públicos en pajas mentales?.

El sacerdocio de la Ciencia ya lo definió Comte hará pronto (jo, si llego tendré 75) dos siglos, en términos de servicio directo a la sociedad. El arte que no impresiona a los espíritus (a todos, o a unos pocos) es engañifla. El conocimiento que no es útil a la sociedad, es semen aguado. La técnica que no es funcional, es un mero estorbo. Las patentes -por hilar con el anterior comentario- que no se aplican son pura falacia estadística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...