20080614

Extraña sensación

la que tuve ayer. Iba caminando a la Facultad, y de pronto me dí cuenta de que había olvidado el móvil ¡¡¡Horror!!! (je, no, soy de esos, en realidad también me lo había olvidado por la mañana, y no lo eché en falta). El caso es que ví una cabina de teléfonos... Ni sé el tiempo que hacía que no me había fijado en una... Así que llamé para que me lo acercasen, sobre todo por el gusto de usarla. Ni se sabe la de años que no usaba una cabina telefónica. No fue difícil, pero requirió unos segundos de esfuerzo mental adaptarse. Inmortalicé el suceso, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...