20070328

Mal de muchos

Paciencia cristiana es lo que nos falta... Nos ponemos como energúmenos porque entre un par de catedráticos y sus esbirros cuelen al hijo de uno de ellos, sin mérito alguno para ello, como profesor en la Universidad española. Pero ¿y qué es eso frente al intento de colar como santo por la gatera (osea, sin pasar antes por el proceso de beatificación) al anterior papa?.
Afortunadamente, la Iglesia católica, al contrario que la universidad española, se basa en el estricto respecto de la ordenanza, y a ello debe su éxito milenario. Esa burocracia que Weber atribuyó al desarrollo del capitalismo moderno fue en realidad la iglesia católica quien la desarrolló pacientemente a lo largo de los siglos (¿han percibido la sutileza del vínculo, a la enciclopedia RIALP y no a un texto ateo?).
Si siguen manteniendo incolume su organización burocrática, mantienen a las mujeres fuera del sacerdocio, no dejan casarse a los curas, aprenden a reñir de nuevo a las feligresas por entrar en misa con los hombros descubiertos, y consiguen sacar a Barceló de sus iglesias, tienen asegurados otros mil años.

Añadido:
¿Ven? A esto es justamente a lo que me refiero: con buen criterio, el Vaticano advierte del peligro de algunas "ideas erróneas" del jesuita Jon Sobrino. ¡Ay, estos jesuitas! ¡Casi quinientos años ya, y aún no se han enterado de que son ateos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...