20150509

Si no se riesen tanto...

... a lo mejor incluso comulgaba (de hecho, comulgo), con algunas de sus propuestas. Pero la cara sigue siendo el espejo del alma, y las sonrisas y risas falsas me resultan detestables. Sí, las páginas personales del profesorado anglosajón están plagadas de esas sonrisas forzadas (y ahora los cachorros académicos que buscan ocupar el cielo les imitan) que, al menos a mí, fundamentalmente me hacen sospechar de sus intenciones, como de todo lobo sonriente.




Pues es lo primero que me hace sospechar, por tanto, de este supuesto Ecomanifiesto, que clamaría por un ambientalismo ligth (como si el ambientalismo, desde el Informe Brundtland, los documentales de Rodriguez de la Fuente y los libritos coloreados de sus herederos, no fuese suficientemente litgh) y razonable. Digo supuesto porque en realidad, como muy bien se encargan de advertir en lugares como este, se trata de un artefacto más de los que el lobby nuclear viene enviando desde hace años, lanzados como bombas de racimo, contra los muros de la resistencia antinuclear. Aquí están las pruebas de quiénes financian a la mayoría de quienes juegan a ese juego infame de legitimar la energía nuclear con falaces argumentos seudoambientalistas. Porque frente a la ecología profunda y toda forma de ecointegrismo que amenaza tanto al desarrollo humano como los propios efectos indeseados del desarrollo económico y tecnológico, no hace falta más manifiestos. Pero para defender la energía nuclear de tapadillo, vienen muy bien.

Anticipábamos en este trabajo (bueno, puede descargase aquí una versión si no se tiene acceso a la revista, ominosas revistas de pago) ese nuclearismo postkyoto, de la misma manera que también hemos evidenciado la lógica de que, cuando la crisis entra por la puerta, la ecología sale por la ventana. Y claro, son momentos que los pronucleares aprovechan, naturalmente con mucho dinero de por medio, para intentar socavar las (muy racionales) prevenciones de la población frente a la energía nuclear. También eso lo poníamos de manifiesto, para el caso español, en el capítulo redactado para el Informe 2009 de la Fundación Encuentro.

Así que no pilla de sorpresa. Es que están bastante apurados. El gran monstruo nuclear europeo, uno de los principales factores que han llevado a la ruina a Francia, se desangra herido. Y necesita sangre fresca. Pero no le basta con sangre china: quiere sangre occidental.

Sí, alguien se preguntará que por qué me molesta que sonrían, si no es mejor que la gente tenga buena que mala cara. Y yo digo que claro que sí, pero si la sonrisa en sincera, si la risa es clara y justificada. ¿Y alguien cree que el estado del planeta, míremos el círculo que miremos (ambiental, económico o social; no hablo de los círculos de Podemos, que parecen más bien inspirados en los Círculos José Antonio, buscando recuperar la esencia de la revolución pendiente, a saber cual) está como para reirse?. Salvo que uno esté muy contento porque su instituto, grupo de investigación, o directamente bolsillo ha recibido una buena inyección de ánimo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...