20121109

¡Ándele pues! (en faena)

Vengo a la UABC invitado por Arturo Ranfla y Rosa Imelda Rojas, del Instituto de Investigaciones Sociales y la Facultad de Arquitectura y Diseño respectivamente, para impartir un seminario a los alumnos y profesores del Master y el Doctorado en Planeación y Desarrollo Sustentable.



Vine el año pasado por una semana (cuando cruzo el Atlántico yo necesito tener por lo menos tres días antes de actuar para adaptarme, y un par después para disfrutarlo; no sé cómo lo hacen los políticos y los ejecutivos, yendo y viniendo como el que hace un desplazamiento urbano) al XXIV Encuentro de la red de Investigación Urbana (lo que por cierto me olvidé de contar por aquí, a pesar de que fue una visita estupenda), y fue entonces cuando surgió la posibilidad. Me resistí a una estancia más larga, pues el momento existencial no estaba para largas ausencias, pero un mes se pasa en una exhalación. El enriquecedor contacto del año pasado me hacía además atractiva una estancia algo más larga, y no dejaba de ser un valor añadido la posibilidad de poder volver a andurrear un poco por "el vecino del Norte" (una de tantas denominaciones usadas acá) durante alguno de los fines de semana.

Del agotador viaje, con sucesivos retrasos desde Madrid, de unas 36 horas (aunque Aeroméxico se enrolló en México DF y pude dormir unas horas en un hotel cercano al aeropuerto) me pude recuperar muy bien durante unos días de descanso. El alojamiento que me han preparado es un lujo (aunque yo hubiese preferido un apartamento para hacerme mis sanos guisoteos, pues seguro que vuelvo con unos cuantos kilos de más).


Y la vista desde la habitación es muy relajante.


Llegué coincidiendo con la visita de la Catrina. Yo creía que siempre andaba sola, pero en algún rincón la he visto bien acompañada.


Y ya entrando en faena, hay que decir que, como siempre ocurre, ellos creen que vengo a enseñar, pero en realidad vengo a aprender. Me llevo una carga mucho mayor de conocimiento que el poco que yo puedo depositar. Y así ha sido, desde luego, en la primera semana. Me he reunido con una treintena de investigadores entusiastas, comprometidos con la investigación y sumamente creativos.




Y pacientes, porque el martes, en la primera sesión (la estructura que se repite durante las cuatro semanas es una conferencia, al día siguiente una sesión de debate y al siguiente una sesión de tutorización), se me fue el santo al cielo y estuve hablando casi tres horas.. con severas protestas después de mi garganta, también hay que decirlo.

La segunda sesión, de debate en torno a la temática de la conferencia y de las lecturas complementarias sugeridas, fue también sumamente intensiva, espero que productiva también para ellos/as, al menos tanto como lo fue para mí. Las tres horas, de nuevo sin descanso, se pasaron en una exhalación.




Y en la tercera sesión, en la que los alumnos exponen sus proyectos de investigación o tesis, para sufrir un bombardeo de anotaciones críticas y sugerencias del grupo, creo que fue también sumamente estimulante para todos nosotros. Estas cosas te reconcilian con la enseñanza.



Después de tratar de "Elementos para una Sociología del agua", las siguientes semanas se dedicarán a "la competencia en los usos del suelo rústico";  "¿Y qué pasa con los agricultores en el jardín de la urbe global?"; y "Ocio, espacio, conflictos y sostenibilidad: el botellón, por ejemplo". Espero no perder fuelle y poder mantener el nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...