20090924

Hacia la entropía (y viviremos)

Ya he hecho referencia en otras ocasiones a cómo Internet nos devuelve del pasado joyas perdidas. Sólo eso basta para legitimar todas las formas de tráfico de bytes frente a la SGAE. Hace unos días fue Lucki Gurí y Peter Roar, con aquel maravilloso disco de versiones jazzísticas de los Beatles, inencontrable porque la propia Apple (los Beatles y Bob Dylan han sido los auténticos antecesores de la SGAE) prohibió su distribución. Y poco después daba de bruces en una serie de colecciones de aquellos maravillosos discos instrumentales que sólo escuchaba a solas, porque no quedaba nada bien en quien era ferviente de Dylan y los Rollings. Osea, que resultaba cursi escuchar a Percy Faith, Ray Connif, Francis Lai, incluso las 101 Strings... Uf... Qué excitantes eran algunos discos de Brass and Vibes... uf.

Ahora he descubierto que aquel pecado de juventud (pecado porque atentaba contra la norma) tenía un nombre, y no era música orquestal, ni instrumental, sino lounge, que queda finísimo. Pues me he descargado toneladas de lounge, porque (también) me encanta (y al que le encante puede empezar a hilar por aquí).

Pero yo no iba a eso. A lo que iba es a la idea de que ya no hay ni linealidad, ni circularidad, ni siquiera espirales espaciotemporales... Hay una creciente entropía informacional y espaciotemporal. Pronto no existirá el pasado, ni el presente, ni el futuro. Y el caso es que nuestro cerebro no estallará por la presión de los datos: viviremos con ello. La clave está en anticiparse a entender cómo viviremos con eso. Hoy sin ir más lejos se ha cambiado el pasado (y no, como les gustaría a los agoreros de la conspiración, a la 1984): hay agua en la Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...