20080203

Coherencias, incoherencias... vida

Encuentro un Artemio raro, como todos: como Gordon, el maestro de los disfraces; como los Precioso (tanto el padre, el rey de la la novela sicalíptica que inspiró a mi abuelo el nombre para mi padre, como el hijo agente de moscú y luego financiador de ecologistas listos, vaya mezcla absurda); como el revolucionario y luego corrupto Cruz... Cada cual en su onda, pero cuando menos, curiosos. Al contrario que los Pacos, no hay dos iguales :)

Pero ese no es el tema. Encuentro en ese Artemio una reflexión ácida y reaccionaria contra los rojos que triunfan, en un sentido en el que resulta difícil no compartirla, pues la plantea con inteligente demagogia. Porque lo cierto es que el siglo XX está lleno de artistas comunistas que han obtenido un gran prestigio no sólo por su (en algunos casos) indudable creatividad, sino también por el marchamo ideológico. Y que luego no han mostrado generosidad alguna, ni ellos ni mucho menos sus descendientes (que algo de configuración moral deberán a sus ancestros, digo yo), para con esa Humanidad a la que decían servir. Ejemplos como los de Picasso, Alberti, o la Kahlo Corporation (cualquiera diría que ya en vida se llamase Kahlo Corporation, si atendemos a esa web espectacular, de una desfachatez empresarial que echa para atrás y anima a no comprar nunca jamás un producto Kahlo, ni visitar exposición alguna suya) que se cita en la reflexión, son demasiado abundantes. Y no es cosa únicamente de comunistas... porque véte a esperar una canción en libre acceso en chez Moustaki (mi acariciador Moustaki) por ejemplo, o en chez Ferré (mi admirado Ferré), en donde te envían desde la intro a la tienda. Y eso que quedarían como unos señores sólo con que tuviesen un listado de enlaces, por ejemplo, a los numerosos videos con actuaciones que hay en youtube... ¿Será Moustaki de la SGAE? ¿Y el rojinegro Jean Ferrat (mi juguetón Ferrat) que en su web tan sólo incluye unos cutrefragmentos de unas pocas canciones?.

¿Es todo eso natural? ¿Forma parte de las leyes sociales la que proclamaba mi abuela: "una cosa es predicar, y otra dar trigo"?. ¿No nos es aplicable a todos en igual medida?

Lo que sí forma parte de las leyes sociales del cinismo es que el pensamiento conservador utilice ese argumento siempre contra los progresistas; los de la iglesia bruñida en oro que no reparte lo que tiene y se une a él (a Cristo), los tolerantes del criminal asesino, o incluso peones directos de dictaduras asesinas, que luego claman al cielo frente a un aborto.

2 comentarios:

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...