20070802

Haberlas, haylas...

La otra noche, en Sesimbra, propuse ver El manantial de la doncella, de Ingmar Bergman. Por supuesto que no está a la altura de El séptimo sello, certificó luego mi hijo, pero es muy buena. Supongo que esperaba algo tan impactante como la partida de ajedrez con la muerte. Pero el impacto lo tuvo en la mañana siguiente, cuando le comenté que acababa de oir en la radio que, esa noche, en realidad mientras nosotros veíamos su película, Bergman había muerto. Mientras moría, su cine seguía proyectándose, en el salón de una casa cualquiera a decenas de miles de kilómetros... Da cosa, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...